RSS

Música, libros y café para una tarde de invierno

15 Mar

El Café literario sigue queriendo conservar, dentro de su natural dispersión y su seductor juego de distracciones, cierta unidad temática.

Para la sesión dedicada a la literatura del duelo elegimos, entre una larga lista de libros de rara intensidad, Mi madre, de Richard Ford, Una pena en observación, de C. S. Lewis, y Patrimonio, de Philip Roth. Tal vez fue el libro de C.S. Lewis, una reflexión y una autointerrogación desoladoras sobre la temprana pérdida de su mujer, el que produjo un efecto más hondo.

La siguiente se consagró a música y literatura, en particular a El malogrado, de Thomas Bernhard. Esta novela, que gira alrededor del problema de la artisticidad, está protagonizada por Glenn Gould y las Variaciones Goldberg, y, así, escuchábamos al mismo tiempo su interpretación de esta obra; no la canónica de 1955 ni la posterior de 1981, ambas grabadas en estudio, sino el directo de Salzburgo de 1959. Florencio Martínez, que ha sido durante años profesor del Conservatorio, explicó estas variaciones y las puso en contexto.

Hubo en tal elección algo de intuición anticipatoria, como prueba la reciente publicación, en el suplemento Babelia, de EL PAIS, de dos largos artículos sobre Glenn Gould: Una broma musical, de Ramón del Castillo, a propósito, entre otras cosas, de la publicación, por la editorial Acantilado, del libro Glenn Gould. No, no soy en absoluto un excéntrico, de Bruno Monsaingeon, y Hermano Gould, en el que Luis Gago repasa su contribución a la interpretación de la música de piano y su discografía.

No faltó la evocación de Concierto barroco, esa deliciosa historia de Alejo Carpentier, llena de música y de armonía, un contrapunto a la musicalidad llena de disonancias, cercana a los cuartetos de la Segunda Escuela de Viena, que hay en El malogrado. Y, por fin, ese librito magnífico de Don DeLillo, Contrapunto, donde habitan Bernhard, Gould y el gran Thelonius Monk.

Febrero fue dedicado a Ramón J. Sender, el escritor que da nombre a la Biblioteca. José Domingo Dueñas fue el encargado de un amplio e iluminador repaso a su vida y su obra, una vida muy azarosa y con una gran carga de tragedia, y una obra quizá en exceso prolífica pero que dejó un buen puñado de obras maestras (así, entre otras, Imán, Siete domingos rojos, Míster Witt en el cantón, Réquiem por un campesino español, La aventura equinoccial de Lope de Aguirre y Crónica del alba).

Y estas serán las próximas:

Pesquisa sobre Crusoe. Viajaremos al origen de la novela de aventuras contemporánea, con el clásico Robinson Crusoe, de Daniel Defoe. Pero no nos quedaremos ahí, sino que entraremos en otras visiones, en verdaderas reinterpretaciones de la misma historia: Viernes o los limbos del Pacífico, de Michel Tournier, una visión desde el Otro, que servirá también para celebrar el ingreso de Tournier en el Olimpo de la literatura, es decir, en la colección La Pléiade de Gallimard, y Foe, de J.M. Coetzee, donde una mujer (Susan Barton) que ha naufragado en la isla producirá, como en el caso de Tournier, una inversión de la historia original en cuanto aventura de conquista.

Leyendo a Julio Cortázar… y escuchando a Charlie Parker. El cuento El perseguidor será ocasión para homenajear, con lectura y música, a uno de los grandes del jazz.

Ambrosio Lacosta

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 15 marzo, 2017 en Café literario Sender

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: